AGENDA
Lanzamiento campaña #NoMeAlcanza, CDMX

TRABAJO DECENTE

A nivel mundial las y los jóvenes enfrentamos un desafío estructural del sistema económico: Cada vez es más difícil lograr un trabajo decente.
 
 
Fábrica FYE de México, CDMX

En México hay más jóvenes trabajando que en cualquier otro momento de la historia, sin embargo, en la última década el porcentaje de jóvenes trabajadorxs con respecto al número total de empleadxs se redujo de 35 a 31%.

Esto significa que el número de empleos generados es insuficiente para quienes se incorporan por primera vez al mercado laboral. Además, la carencia de oportunidades educativas impacta negativamente al mundo del trabajo. El desempleo en jóvenes con educación básica es 30% mayor que quienes cuentan con educación media superior o superior.

En todo el mundo, las y los jóvenes tienen tres veces más probabilidades de estar desempleadxs que la población adulta. La flexibilidad laboral promovida por el PAN y el PRI al reformar las leyes del IMSS y del ISSSTE redujo las prestaciones sociales, y actualmente sólo 40% de las y los jóvenes que trabajan cuentan con contrato escrito. Esto significa que más de la mitad son vulnerables para acceder a seguridad social. Y por si esto fuera poco, sólo 3.5% de las y los 14 millones y medio de jóvenes con empleo tienen percepciones superiores a 10,500 pesos mensuales (5 salarios mínimos).

Ante este panorama, las Juventudes de Izquierda proponemos cuatro medidas a favor de la promoción y dignificación del empleo juvenil.
 
CONASAMI, CDMX

Propuestas:

1. Impulso al aumento al salario mínimo (84.00 pesos diarios).

Fomentar el Acuerdo nacional por el aumento de los salarios mínimos con el objetivo explícito de que una persona trabajadora perciba lo indispensable para adquirir la canasta alimentaria.

2. Creación de programas estatales y municipales de becas de capacitación laboral.

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, el trabajo decente es aquél que produce un ingreso digno, cuenta con condiciones de seguridad y protección social para las familias; genera mejores expectativas de desarrollo personal y social; y en el que se garantiza la libertad de expresión, organización y participación en igualdad de oportunidades para hombres y mujeres. Duplicar el presupuesto actualmente asignado por los Estados y Municipios a la capacitación laboral. Estos recursos se obtendrán de ahorros en publicidad oficial gubernamental y otros gastos suntuarios.

3. Fortalecimiento de la gestión para el desarrollo de PyMEs cooperativas.

Flexibilizar los actuales requerimientos para otorgar créditos a las pequeñas y medianas empresas en las que todas y todos sus integrantes son socios mayoritarios; es decir, cooperativas de organización democrática.

4. Promoción del asociacionismo juvenil en materia de empleo (sindical y empresarial).

Fortalecer el diálogo del partido con organizaciones de sindicalistas jóvenes o asociaciones empresariales a fin de impulsar conjuntamente los principios y recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo.